El aeropuerto de las cosas

El tiempo es oro, por lo que no es de extrañar que el objetivo de cualquier aeropuerto sea funcionar perfectamente, como un reloj. Sin embargo, la complejidad del sector de la aviación hace que conseguir el 100 % de eficiencia sea siempre más un objetivo que una realidad. Esto es lo que los centros de efectivo pueden aprender de Airport 4.0.

El aeropuerto de Ginebra no es un lugar fácil de gestionar. Y el problema no es que sea grande, caótico y bullicioso. Todo lo contraro, con sus 16,5 millones de pasajeros (en 2016), el aeropuerto de Ginebra es un punto de tránsito manejable. Las cifras de otros centros de transporte importantes como Dubái, Fráncfort y Atlanta son mucho mayores, con 84, 60 y 104 millones de pasajeros, respectivamente. En el caso de Ginebra, el desafío tiene que ver más bien con el acceso inalámbrico a Internet. En Ginebra, estar conectado supone esperar 90 minutos tras solicitar una contraseña (que se envía por SMS) o identificarse con un DNI. La alternativa es optar por escanear la tarjeta de embarque en un terminal fijo, donde una máquina imprime un código de acceso que se puede introducir en una interfaz web. Esta opción resulta aún más incómoda. No cabe duda de que este no es el proceso más eficiente. Es como obligarse a desconectar de los medios por un tiempo o hacer un breve viaje en el tiempo hasta principios de la década de 1990. Aunque tengan a Robbi...


Los aeropuertos necesitan optimizarse en todas partes.

«Touch me!» no es un juguete, es una auténtica herramienta

Robbi es la razón por la que el aeropuerto de Ginebra merece algo más que una rápida mención. Es una pantalla a la altura de los ojos montada sobre ruedas que obstaculiza intencionadamente el paso de los viajeros. «Touchez moi! Touch me!», pide la pantalla, mientras el texto se ilumina sobre un fondo azul. Junto a Robbi está hoy Gilles Brentini, Director de innovación del aeropuerto de Ginebra. «¿Qué es lo que más le pregunta la gente a Robbi? ¡Cómo se va a los aseos!» «Nos dimos cuenta de que a los pasajeros les encantaba interactuar con el robot.

Para ser eficiente y automática, una innovación tiene que facilitar servicios útiles.

 «

Gilles Brentini, Director de innovación del aeropuerto de Ginebra

Los pasajeros entendieron que no se trataba de un juguete más, sino de una importante herramienta que les proporciona información», añade Brentini. Robbi es solo una prueba. Es un primer paso en términos de automatización, robótica y productividad para el aeropuerto de Ginebra. Porque, como todos los aeropuertos del mundo, este necesita optimizarse para conseguir la máxima eficiencia: aviones y pasajeros en espera o equipaje a la espera de ser procesado son sinónimo de altos costes e ineficiencia. Pero Robbi tiene mucho más que ofrecer. Si estuviera listo para su comercialización, Robbi formaría parte del segmento de robots de almacenamiento y logística en continua expansión. Tractica, empresa de inteligencia de mercado, calcula que en 2021 se venderán anualmente 620 000 unidades de este tipo.

El equilibrio perfecto entre innovación y expectativa

«Los aeropuertos del futuro se basarán en la robótica», apunta Brentini, «pero para ser útil en términos de eficiencia y automatización, una innovación tiene que ofrecer servicios útiles a los pasajeros siempre que lo necesiten, y no solo mostrar lo que es posible». Para Brentini lo importante es encontrar el equilibrio perfecto entre la innovación y las expectativas de los pasajeros, «de lo contrario estarás desconectado y la gente ya no te entenderá».


El IoT es la piedra angular de Airport 3.0

«En los próximos 5 o 10 años, los aeropuertos de todo el mundo se centrarán en integrar la información de todas las partes interesadas en tiempo real», continúa Brentini. Hoy, los aeropuertos están plenamente integrados en Airport 3.0, con el Internet de las cosas (IoT) como piedra angular, junto con tecnología de geolocalización. Estas tecnologías recopilan información sobre todos los aspectos de la operación a medida que surge, mediante la creación de una imagen del aeropuerto en tiempo real.
Pasará aún algún tiempo hasta que dispositivos como Robbi o «Luggage-Leo», un robot especializado en gestión de los equipajes completamente autónomo, sean capaces de usar información en tiempo real y contribuir a la cantidad en constante crecimiento del big data, aumentando la eficiencia y productividad. Hasta entonces, ¿por qué no iniciar una mejora más evidente en términos de usabilidad y comodidad? ¿Una red wifi de fácil acceso no sería un excelente comienzo? Porque la eficiencia no siempre implica implementar la última tecnología y desarrollos de TI. A veces solo implica ofrecer una red de telefonía móvil gratuita, fiable y de fácil manejo.


A qué aspiran las empresas eficientes

Por qué es la eficacia la adecuada gestión de varios tipos de perturbaciones

La digitalización traerá una era de transformaciones y perturbaciones. Las empresas eficientes estarán mejor preparadas. ¿Qué significa esto? Lea el Informe de tendencias sobre eficacia y empresas eficaces.

Descargar