Vive La Vitesse - Viva la velocidad

Grand Paris Express se ha propuesto convertir el Gran París en un área metropolitana sostenible y la automatización puede jugar un papel fundamental en la optimización de la ecuación de movilidad de la capital francesa.

Línea 14 del metro de París: los trenes que recorren la línea son totalmente automáticos y se controlan a distancia sin conductor. Los pasajeros situados en la parte delantera que miran hacia la oscuridad probablemente no sepan que la línea 14 es solo el principio de algo más grande. Ahora bien, ¿no ha sido París siempre una ciudad donde se han desarrollado grandes ideas? Pensemos en la Torre Eiffel, el Louvre y el distrito empresarial de La Défense en la zona oeste de la ciudad. Para la mayor parte de los viajeros, la línea 14, que se abrió en 1998, es solo una línea de metro que une Saint-Lazare con Olympiades. Sin embargo, es mucho más. Es la base de Grand Paris Express (GPE), actualmente el mayor proyecto de infraestructuras de Europa. La línea en dirección norte con trenes sin conductor se ampliará hasta Saint-Denis Pleyel en 2023 y ofrecerá conexiones con las líneas 15, 16 y 17, que a su vez se convertirán en parte del sistema GPE. Al sur, la ruta hacia el aeropuerto de Orly a través de Maison Blanche también se ampliará para conectar con la línea circular 15. La finalización del proyecto está prevista en 2027.

El objetivo de Grand Paris Express es fomentar la innovación e impulsar proyectos futuros de transporte y desarrollo.

 «

Thierry Dallard, Presidente de la Sociéte du Grand Paris

Más multimodal e integrado

GPE es uno de los diez proyectos para convertir la conurbación francesa situada en el centro de la región Île-de-France en una región metropolitana, similar al Gran Londres. «El objetivo de Grand Paris Express es fomentar la innovación e impulsar proyectos futuros de transporte y desarrollo», señala Thierry Dallard, Presidente de la Sociéte du Grand Paris, que está planeando y gestionando el proyecto. El trabajo de GPE se centra en replantear y rediseñar radicalmente la red de transporte público para responder a la escala del área metropolitana.

Proporcionará al Gran París soluciones de transporte multimodal y servicios de transporte más integrados, e impulsará un modelo de desarrollo policéntrico. «Desde el diseño respetuoso con el medio ambiente de las estaciones hasta la eficiencia energética del metro y la red de fibra óptica de alta velocidad, Grand Paris Express será un tremendo acelerador de innovación, que impulsará el desarrollo económico y proyectará el Gran París en todo el mundo», continúa Dallard.

GPE eliminará aproximadamente 150 000 coches de las carreteras congestionadas

El objetivo es que GPE funcione como una red de tránsito automática. Con 68 nuevas estaciones y 200 kilómetros de vías adicionales, Grand Paris Express incluye una línea circular alrededor de París (la línea 15) y varias líneas que conectan los barrios en desarrollo (líneas 16, 17 y 18). Las cuatro nuevas líneas rodean la capital y proporcionan conexiones con los distritos empresariales, centros de investigación y los tres aeropuertos de París. Estos trenes sin conductor totalmente automáticos rodarán por la nueva red a una velocidad media de 60 km/h, prácticamente el doble que la red actual del metro de París. Con una cifra diaria proyectada de 2 millones de pasajeros en 2026, los parisinos experimentarán de primera mano los efectos de las nuevas líneas. La construcción empezó en junio de 2015 y se completará en 2030 en diferentes fases. Se estima que eliminará aproximadamente 150 000 coches de las congestionadas carreteras de la capital francesa.


Reestructuración de la ecuación de movilidad

Puntos marginales que se convierten en las interconexiones más grandes de Europa

Se espera que se creen hasta 20 000 puestos de trabajo directos cada año de duración del proyecto. Y, para ser más precisos en términos de eficiencia y ahorro de tiempo, se tardará 34 minutos, en lugar de 53, en llegar desde el aeropuerto Roissy Charles-de-Gaulle a La Défense. Asimismo, se tardará 15 minutos, en lugar de 66, en llegar desde el aeropuerto de Orly al campus de la Universidad Paris-Saclay.

Pero GPE va más allá. «Por primera vez, ofrecerá opciones más amplias de movilidad a personas que viven fuera del centro histórico de la ciudad, lo que creará nuevos centros de circulación y reestructurará la ecuación futura de movilidad para el conjunto del área urbana», indica Stéphane Kirkland, ejecutivo de la ciudad de París en Arcadis. La firma global de diseño y consultoría para recursos naturales y construidos proporciona asesoramiento técnico y participa en todos los servicios de gestión de proyectos y programas, además de interactuar con otras partes del sistema de transporte de París. «Saint-Denis Pleyel, por ejemplo, pasará de ser un punto marginal de las vías férreas a convertirse en una de las interconexiones más grandes de Europa, con enlaces de ferrocarril, metro, líneas GPE, autobuses y modos individuales de transporte», explica Kirkland.

El hecho mismo de tejer la red de la forma más tupida posible está ayudando a preparar el futuro de la movilidad como un servicio.

 «

Stéphane Kirkland, ejecutivo de la ciudad de París en Arcadis.

Una autopista de metro digital

El aspecto más inteligente del proyecto es que permite aprovechar mejor el territorio dado. «Tenemos un centro muy denso y dinámico, pero aprovechamos mal el valioso espacio que lo rodea», continúa Kirkland. Como resultado, el proyecto tendrá un enorme efecto territorial que aumentará el valor de todas las tierras circundantes. «Todos estos centros GPE se unirán para conectar diversas infraestructuras existentes e impulsar otras formas de intermodalidad. Para mí, el hecho mismo de tejer la red de la forma más tupida posible está ayudando a preparar el futuro de la movilidad como un servicio».

La densa red que ofrecerá Grand Paris Express en la región de París animará a las personas a dejar el coche y a utilizar el transporte público, lo cual no solo ayudará a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que contribuirá claramente a crear una región mucho más respetuosa con el medio ambiente (Grand Paris Express ahorrará hasta 27,6 millones de toneladas de emisiones de CO2 hasta 2050). El hecho de haberse concebido y desarrollado como una «plataforma» permite a GPE ofrecer más opciones a los usuarios, además de abrir posibilidades futuras para las tecnologías que se aplicarán.

«La obra del siglo»

Por otra parte, GPE proporciona una oportunidad para aprovechar nuevas sinergias entre la tecnología digital y el transporte. Atravesado por una tubería de fibras ópticas y equipado con centros de datos y redes Wi-Fi y móviles de última generación, Grand Paris Express también se ha propuesto convertirse en el servicio de metro más avanzado digitalmente del mundo. Gracias a esta autopista digital, usuarios, empresas y autoridades locales dispondrán de acceso a una plétora de nuevos servicios de datos abiertos, colaborativos y personalizados. En pocas palabras, es un proyecto generacional o, como apunta Thierry Dallard, «la obra del siglo».


Más acerca de la automatización inteligente

Descargar el informe de tendencias 04

El auténtico poder de la automatización inteligente reside en la capacidad para cambiar radicalmente el trabajo y las operaciones tradicionales. G+D muestra cómo aplicarla también a la logística del efectivo.

Descargar