La cuestión del efectivo: Gestión de monedas para bancos centrales

Los bancos centrales hacen frente a nuevas presiones sin precedentes: por un lado, se enfrentan a los crecientes costes asociados a la producción y gestión de billetes y, por otro, a la tendencia general hacia la digitalización y la sociedad «sin efectivo»; y todo ello en el abrumador clima de rendición de cuentas imperante en el sector público. Como resultado, muchos están redefiniendo su papel en el ciclo de efectivo.

Los modelos de ciclo de efectivo de los bancos centrales se han rediseñado globalmente. El impacto de estos cambios se nota de forma generalizada, desde la infraestructura hasta las competencias de los departamentos de moneda, pasando por las funciones de los diferentes socios y terceros en toda la cadena de valor. En las últimas décadas han ido surgiendo tres estrategias diferenciadas o estilos de bancos centrales en el ámbito de la gestión de monedas: «controlado/involucrado», «servicio público/agrupado» y «delegado/minimalista», con varios modelos «híbridos». Incluso los bancos centrales de países con «estilos» establecidos hacen frente a dilemas estratégicos en torno al riesgo y el coste de los ciclos de billetes de banco, que los alejan inexorablemente de sus principales competencias. A pesar del crecimiento de los pagos sin efectivo, el dinero está lejos de convertirse en un «bien obsoleto». Por el contrario, los volúmenes de efectivo físico registran un crecimiento de en torno al 5 % anual en todo el mundo y se prevé que el mercado de la logística de efectivo global crezca a un ritmo anual del 10 % en los próximos años. Por otra parte, el suministro estable de billetes de banco de calidad suficiente es percibido como un «servicio público». Se ha instado a los departamentos de moneda de los bancos centrales a declarar una «guerra contra el coste del efectivo», que les ha llevado a analizar lo que ocurre en la parte comercial del ciclo.


Descarga gratuita de un capítulo

Escrito por Barnabas Ferenczi

La gestión de efectivo es más complicada de lo que parece a simple vista: Desafíos de dirección - Extracto del libro Gestión de billetes para los bancos centrales.

Descargar

El creciente coste del efectivo

Los billetes y las monedas exigen una creciente protección antifalsificaciones debido a la caída del coste de las tecnologías de reproducción. Nuevas soluciones de sensores, recopilación de datos y automatización han elevado el listón en el ámbito del diseño de productos, mientras otros departamentos de bancos centrales como TI, auditoría y seguridad han aumentado la presión sobre la calidad y el control. Por otra parte, el coste de la infraestructura y la mano de obra ha crecido rápidamente en determinadas partes del mundo. Si bien los bancos centrales no son centros de beneficios, el creciente coste asociado a las demandas de gestión de efectivo iguala el coste de las medidas de eficacia.

La automatización ha revolucionado el procesamiento de los billetes, desde la aceptación (p. ej., depósitos y cajas fuertes inteligentes) hasta el desembolso (cajeros automáticos), pasando por el procesamiento de los centros de efectivo. El diseño se está sofisticando con la introducción de más elementos de seguridad sobre la superficie de los billetes, que deben resultar aptos para la circulación y para su procesamiento en máquinas. Los billetes deben prepararse también para innovaciones futuras y evitar reajustes costosos en las máquinas de procesamiento.


Los bancos centrales reaccionan de forma diferente al sector emergente del efectivo comercial.

Selección de un modelo de ciclo de efectivo

Los bancos centrales han reaccionado de manera diferente a estas presiones. Los bancos centrales de estilo «controlado» (p. ej., los de Alemania, Bélgica y varios países de Europa del Este) han reforzado su papel dominante en el ciclo manteniendo procesos internamente y negando la necesidad de sistemas de procesamiento de alto volumen en los bancos comerciales y las empresas de transporte de valores. En el extremo opuesto, los bancos centrales de tipo «minimalista» se han retirado completamente del ciclo de efectivo diario mediante la delegación de tareas en el sector comercial. Los modelos de tipo «servicio público» e «híbrido» se sitúan entre estos dos polos, con varios grados de externalización, automatización y digitalización de los procesos.

Estilo controlado: estrategias de éxito

En este modelo la velocidad, fiabilidad, homogeneidad y flexibilidad de las operaciones internas del banco central son cruciales. La gestión operativa altamente centralizada es necesaria y debe apoyarse en sólidas herramientas de TI y cumplimiento, y el departamento de moneda ha de tener un perfil de «gestión de la producción». Los factores de riesgo serán internos y estarán asociados a la modernización de la infraestructura, la automatización de tareas manuales y la seguridad; pero la falta de modernización puede traducirse en eficiencias deficientes. Si el banco se queda corto, pueden producirse cuellos de botella y desviaciones de calidad, que sin embargo pueden corregirse mediante la implementación de los siguientes procesos:

  • Logística basada en un toque: armonización integral de las unidades de gestión del efectivo internamente y con contrapartes externas (centros de impresión, depositantes, etc.)

  • Operaciones sin papel: herramientas de TI más sofisticadas y software de moneda capaz de prever los movimientos de las monedas y los pasos de trabajo.

  • Automatización: sustitución del trabajo manual de poco valor por máquinas que pueden conectarse en red para crear una línea de producción perfecta.

Estilo delegado: planteamiento comercial

Los bancos centrales minimalistas (p. ej., los de Reino Unido, Canadá, India y Australia) animarán a sus socios comerciales a hacerse cargo de las operaciones diarias asociadas al efectivo. El gran desafío consiste en controlar el ciclo de efectivo y al mismo tiempo reducir al mínimo la intervención. Las medidas de optimización pueden incluir la regulación directa, tarifas de transacción sensibles al mercado, mecanismos de alivio del balance y consolidación de la red. El sector privado desarrollará nuevas estrategias innovadoras para compensar estos crecientes costes. Por lo tanto, será responsabilidad de los bancos centrales asegurarse de que estas no se traduzcan en un deterioro de los estándares y en mayores riesgos. Pueden adoptar las siguientes prácticas:

  • Diseño adecuado de los billetes con una arquitectura de seguridad que facilite la autenticación automática de los billetes.

  • Un entorno de trabajo que defina la calidad mínima de los billetes que se pueden poner de nuevo en circulación.

  • Reglas de seguridad, certificación y cumplimiento exigentes pero justas para los actores comerciales implicados en el almacenamiento, transporte y procesamiento de las monedas.

Modelos de tipo «servicio público/agrupado» e «híbrido»

En el modelo de tipo servicio público, el banco central agrupa las operaciones de moneda con sus socios bancarios comerciales. Estos suelen concentrarse en operaciones de efectivo de alto volumen con o sin la participación especifica del banco central (p. ej., mecanismo de alivio del balance). En algunos casos esta configuración domina el ciclo completo (Países Bajos, Noruega, Sudáfrica y Arabia Saudí), pero a menudo en otros países solo abarca a ciertos bancos comerciales y una parte del ciclo de efectivo (Brasil, México y Turquía).

Los bancos centrales deben liderar el cambio

Todos los modelos anteriormente mencionados son estables y buenos para la economía si se implementan de manera sistemática. Sin embargo, los bancos centrales deben asumir la responsabilidad de perfilar la parte comercial de sus ciclos de efectivo si quieren mantener su papel de liderazgo. Aquí se aplica el viejo dicho: «Para que todo siga como está, necesitamos cambiarlo todo».


Gestión de billetes para bancos centrales: hágase con el libro

Una guía esencial para el personal implicado en la producción y gestión de efectivo.

Con colaboraciones de banqueros centrales de todo el mundo, esta publicación de referencia proporciona una guía práctica sobre cómo gestionar el ciclo de efectivo en un sector que se está viendo transformado por las nuevas tecnologías.

  Visitar sitio web

Su contacto para Argentina
  Cambiar la ubicación

Giesecke+Devrient Currency Technology GmbH

+49 89 4119-0

currency-technology-southamerica@gi-de.com

Nombre Apellidos Correo electrónico Empresa Su mensaje
El envío del presente formulario de contacto conlleva la aceptación por mi parte de que mis datos se procesen en respuesta a la consulta, tal como se establece en la <a href="es/ar/currency-technology/proteccion-de-datos/" class="ce--link" title="G+D privacy policy" target="_blank">política de privacidad de G+D.</a>. Tratamiento Sr. Sra.
currency-technology-southamerica@gi-de.com ar ct es https://www.gi-de.com/es/ar/currency-technology/tendencias/innovacion-en-el-ciclo-de-efectivo/gestion-de-monedas-para-bancos-centrales/ https://www.gi-de.com/es/ar/currency-technology/tendencias/innovacion-en-el-ciclo-de-efectivo/gestion-de-monedas-para-bancos-centrales/