Efectivo y digitalización - Los opuestos se atraen

Se habla mucho del futuro del efectivo, sobre todo teniendo en cuenta la transformación digital. Los materiales de impresión y el software no se excluyen mutuamente, sino todo lo contrario. El efectivo puede aprovechar el avance tecnológico gracias a la inteligencia artificial (IA) y eso significa que los bancos centrales y comerciales también se pueden beneficiar de ella.

El efectivo se encuentra bajo presión de cara al público. Se habla de «guerra al efectivo» y «desmonetización». Los factores que impulsan esta tendencia son la lucha contra el blanqueo de dinero y la corrupción, así como el deseo de reducir los gastos asociados a la gestión de efectivo en el comercio minorista. Y, por supuesto, los representantes de la digitalización también argumentan en contra de billetes y monedas para permitir que todo el ciclo del dinero se reproduzca sin problemas en software.

Sin embargo, este avance tecnológico también supone una gran oportunidad para conseguir que la producción de efectivo y su distribución resulten mucho más rentables que antes. La base de esto es un análisis exhaustivo de todo el ciclo del dinero que permite llegar a conclusiones inteligentes a partir de desviaciones muy pequeñas de la capacidad para la circulación de los billetes, lo que genera resultados significativos para los bancos centrales. El objetivo es conseguir que el desarrollo y la producción de billetes resulten aún más eficientes.


«El billete conectado» - Los materiales de impresión y el software se complementan

Fundamentos tecnológicos

El big data y la inteligencia artificial (IA) constituyen la base técnica de la digitalización del sector de los billetes de banco, y representa solo a primera vista una contradicción con los supuestos billetes analógicos. «Los billetes son un producto muy complejo y muy técnico que contiene entre 40 y 50 características de seguridad», explica Oliver Pannke, Responsable de la línea de negocio Software y ecosistemas de G+D Currency Technology. Los sistemas de procesamiento de los bancos centrales registran estas características en detalle: unas máquinas de pruebas avanzadas extraen entre 800 y 1000 puntos de datos de cada billete, por ejemplo, en relación con la durabilidad de las características de seguridad, como la capacidad de detección por rayos infrarrojos o fluorescencia. Los datos de un usuario no se pueden registrar con este procedimiento y la información de este tipo siempre corresponde al billete en cuestión.

En el futuro, nuestros análisis inteligentes podrán indicar si las sucursales bancarias se encuentran en el lugar adecuado y si están equipadas con suficiente capacidad.

 «

Oliver Pannke, Responsable de la línea de negocio Software y ecosistemas de G+D Currency Technology

«Si esos datos se van recopilando durante mucho tiempo en un país, se puede analizar la persistencia del billete completo o de cada característica de seguridad en las condiciones regionales predominantes, así como las características más duraderas», afirma Pannke. Como resultado, se pueden utilizar tecnologías digitales para asociar los datos de circulación de los billetes a los requisitos del cliente y optimizar las futuras series en lo que respecta a la rentabilidad y a la seguridad. «Esta novedad demuestra que los billetes también se pueden beneficiar de la digitalización; el futuro está en el billete conectado».

Para poder garantizar el éxito en este sentido, G+D Currency Technology utiliza procedimientos de vanguardia procedentes de los ámbitos del aprendizaje profundo, el aprendizaje automático y la extracción de datos. El equipo de desarrollo, con la mitad de los datos disponibles, prepara los algoritmos para que realicen sus tareas. Una vez creado el modelo por completo, se utiliza la otra mitad de los datos para que los investigadores lleven a cabo pruebas exhaustivas. Cuanto más se acerquen a la realidad las previsiones del software, mayor será la capacidad operativa de los modelos. Los resultados se pueden consultar en un navegador a través de la Plataforma analítica de G+D Currency Technology y los clientes pueden usar esos resultados para seguir realizando análisis con herramientas de inteligencia comercial.

Varios usos

Ámbitos de aplicación del «billete conectado» en los bancos centrales. Por ejemplo, se puede calcular si un barniz protector para una serie concreta de billetes dura más que una reimpresión. Asimismo, los datos permiten llegar a conclusiones sobre la rentabilidad de la red de sucursales: «En el futuro, nuestros análisis inteligentes podrán indicar si las sucursales se encuentran en el lugar adecuado y si están equipadas con suficiente capacidad», afirma Pannke. En el análisis se utilizan también los datos registrados en los cajeros automáticos. La tecnología, según Pannke, se está desarrollando a un ritmo vertiginoso: «Los billetes están dando el siguiente paso hacia el Internet de las cosas en la industria».


Descargar

Informe sobre tendencias de la digitalización

Pueden obtener más información sobre el uso de IA y el potencial económico del «billete conectado» en un artículo de nuestro Informe sobre tendencias.