El efectivo es un bien público, no una invitación para delinquir

Cash Matters, un movimiento de la International Currency Association (ICA), ha publicado un nuevo artículo escrito por la Dra. Ursula Dalinghaus, investigadora postdoctoral del Institute for Money, Technology & Financial de la Universidad de California. El artículo demuestra que hay pocas o ninguna prueba de que limitar el efectivo contrarreste con eficacia las actividades de financiación de la delincuencia y el terrorismo. Achacar el problema al efectivo es simplemente un error.

En el artículo «Keeping Cash - Assessing the Arguments about Cash and Crime» (Mantenimiento del efectivo: análisis de los argumentos sobre el efectivo y las actividades delictivas), la Dra. Ursula Dalinghaus argumenta que «la restricción del efectivo surtirá muy poco efecto ante el amplio abanico de tecnologías y tipos de pago que utilizan en la actualidad los criminales». Las formas electrónicas de transmisión y conversión de valores son tan esenciales como el efectivo, si no más, para las actividades criminales y el terrorismo, según la Dra. Dalinghaus. Por el contrario, las monedas de curso legal, en forma de efectivo, deben considerarse como un bien público que garantiza la facilidad de uso, la accesibilidad, un cierto nivel de privacidad y muchas otras cualidades únicas. Las conclusiones del estudio de la Dra. Dalinghaus se han incluido en una consulta a nivel Europeo para ayudar a la Comisión Europea en Bruselas a determinar las implicaciones políticas asociadas a las restricciones de efectivo.

La Dra. Ursula Dalinghaus es investigadora postdoctoral en el Institute for Money, Technology & Financial (IMTFI) de la Universidad de California.

El estudio es el enfoque más completo sobre la cuestión del efectivo y las actividades criminales y terroristas hasta la fecha. La investigación se basa en una amplia gama de fuentes institucionales, legales, académicas, políticas, periodísticas, y de otro tipo, así como en citas de expertos en criminología y financiación del terrorismo, la banca, el sector industrial y las ciencias sociales. Muchas de las fuentes citadas en el estudio no se habían tenido nunca en cuenta antes, por lo que el estudio aporta nuevas ideas y perspectivas sobre el tema.


Reducir el efectivo no detendrá la financiación de la delincuencia ni el terrorismo

Iniciativa de la UE para restringir los pagos en efectivo

El estudio «Keeping Cash - Assessing the Arguments about Cash and Crime» ha sido publicado por Cash Matters, un movimiento de la International Currency Association (ICA), que también lo ha financiado. El estudio fue encargado a principios de año cuando la UE publicó una valoración de impacto de su iniciativa para limitar de forma coordinada los pagos en efectivo en todos los estados miembros de la UE. «Sabíamos que necesitábamos argumentos de peso, fundados y científicamente sólidos para defender de forma convincente el uso de efectivo al hablar con la UE», explican Andrea Nitsche y Gerben van Wijk, responsables de Cash Matters. «El IMTFI goza de una excelente reputación y nos alegró mucho que aceptaran llevar a cabo una evaluación científica. Luchar contra la delincuencia y el terrorismo requiere un gran esfuerzo social concertado y las actividades de un amplio conjunto de áreas. Centrarse en el efectivo no logrará el efecto deseado».
Cash Matters es un movimiento a favor del efectivo que canaliza las voces a favor de la existencia y relevancia del efectivo como parte integral del paisaje de pagos actual y futuro.

Luchar contra la delincuencia y el terrorismo requiere un gran esfuerzo social concertado y las actividades de un amplio conjunto de áreas. Centrarse en el efectivo no logrará el efecto deseado.

 «

Andrea Nitsche, Cash Matters

Principales conclusiones del estudio

El estudio «Keeping Cash - Assessing the Arguments about Cash and Crime» se basa en datos y hechos más allá del ámbito europeo y reúne todo un conjunto de materiales nuevos e investigaciones desconocidas hasta la fecha para arrojar una nueva luz sobre esta cuestión y abrir nuevas perspectivas. A la vista de las pruebas preliminares, el estudio concluye que una política centrada únicamente en el efectivo no solo resulta insuficiente, sino que yerra en la identificación del problema.

  • Varios métodos: Las formas digitales de pago también son objeto de abuso y no necesariamente garantizan la transparencia contable, que en opinión de muchos podría ayudar a rastrear los delitos financieros. Por otra parte, la tendencia hacia un mundo más digital alejado del efectivo expone a las personas a nuevos riesgos.

  • Diferentes jurisdicciones: El movimiento de valores entre jurisdicciones está sujeto a diferentes entornos normativos y culturas de pago. Centrarse exclusivamente en el efectivo no tiene en cuenta esta interacción y entraña el riesgo de desplazar las actividades delictivas asociadas al efectivo a otras herramientas y jurisdicciones.

  • Nuevas cargas: Los investigadores que estudian el impacto de la desmonetización en la India y los controles de capital en Grecia han observado que las restricciones de efectivo traen consigo nuevas cargas sociales y económicas, y trasladan los costes asociados a la realización de pagos a las pequeñas empresas y a grupos desfavorecidos de la sociedad.

  • Factor de estabilidad: Las denominaciones del efectivo físico concretizan el valor y actúan a modo de agente estabilizador en el sistema financiero.