Bienvenido al futuro digital

La digitalización es la megatendencia dominante de nuestra época. Ofrece nuevos retos y oportunidades a un ritmo cada vez más vertiginoso, tanto en la vida personal como en la industria y en el sector público. G+D siempre ha estado pendiente de los desarrollos para generar confianza en el futuro digital con sus soluciones de seguridad.

La era digital empezó a lo grande en 2002. En ese momento, las posibilidades del almacenamiento digital superaron las de su equivalente analógico. «Desde los albores del género humano hasta este año, se han creado unos cinco exabytes», comentó el veterano CEO de Google, Eric Schmidt. Eso equivale a cinco mil millones de gigabytes, es decir, aproximadamente 140 veces toda la información almacenada en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos. «En la actualidad, las personas y las máquinas generan ese volumen de datos en solamente dos días».
Y no es solo esa avalancha de información lo que está aumentando, sino también las posibilidades de procesarla. En 1942, el ejército de los Estados Unidos encargó el primer ordenador universal completamente electrónico, que se terminó cuatro años después. Recibió el nombre de ENIAC (Integrador y Ordenador Numérico Electrónico, por sus siglas en inglés), ocupaba 170 metros cuadrados de superficie y pesaba 27 toneladas métricas. Sus 17 468 tubos electrónicos, 7 200 diodos, 1 500 relés y 70 000 resistencias tardaban 0,2 milisegundos en generar la respuesta a una simple suma. A modo de comparación, el procesador instalado en el último iPhone tiene una superficie de solo 125 milímetros cuadrados y sus 3 300 millones de transistores calculan aproximadamente a una velocidad equivalente a 23 millones de veces la del primer dispositivo.

La nueva tecnología prepara el terreno para nuevos modelos de negocios y servicios

¿Qué ha sucedido entre 1942 y hoy? Se inventó la calculadora de bolsillo. La PC llevó los ordenadores a las casas. Los CD y DVD sustituyeron a los disquetes y casetes como medios de almacenamiento. Y éstos, a su vez, fueron reemplazados por los sistemas de almacenamiento en memorias externas y en la nube. Las imágenes por resonancia magnética revolucionaron la medicina y la animación por ordenador transformó la industria cinematográfica. Los dispositivos de navegación hicieron redundantes los mapas de papel guardados en la guantera. E Internet, instalado en prácticamente todos los ordenadores, se convirtió en una fuente de información aparentemente infinita y en una autopista de información por la que se transportan tanto mensajes de correo electrónico como radio, televisión y telefonía. Al mismo tiempo, permitió que surgieran empresas totalmente nuevas como Google, Amazon, eBay y Facebook, así como nuevos servicios como la banca en línea y la computación en la nube. Ningún sector es inmune a la digitalización. Las empresas que no logran adaptar su modelo de negocio salen perdiendo. Lo han experimentado hasta líderes mundiales del mercado como Kodak: los competidores han superado con creces a la antigua empresa pionera en fotografía, ya que se centraron en la fotografía digital desde el principio. Algo parecido ocurrió con los sellos discográficos más importantes: de repente Apple presentó un reproductor inesperado que revolucionó el mercado con iTunes. Y, de forma similar, la tecnología financiera se sumó a la lista como nuevo competidor, al invadir la actividad principal de las entidades financieras con sus propias soluciones de pago.


Industria 4.0 y el Internet de las cosas

La seguridad genera confianza e Industria 4.0 no es una excepción

Los ciclos de innovación en la era digital ya no se miden en años, sino en periodos de varios meses. Para que los nuevos servicios y ofertas lleguen a ser un éxito tienen que generar confianza. Las soluciones de seguridad de G+D hacen exactamente eso, por ejemplo, en el sector de Industria 4.0.
En la fábrica inteligente del siglo XXI, la digitalización determina la producción más que nunca, al garantizar que los procesos, la logística, el medio ambiente y los clientes interactúen de manera inteligente entre sí. Las máquinas se comunican con las personas y también entre sí. De esta manera, Industria 4.0 permite responder con mayor eficiencia a las tendencias y necesidades del mercado. Junto con el procesamiento inteligente de datos, los productos se fabrican bajo demanda y se personalizan individualmente en lugar de guardarse en un almacén.
Se puede optimizar de esta forma una cadena de valor completa. Sin embargo, el aumento de los enlaces y del tráfico de datos trae consigo un mayor riesgo de ciberataques. Según la asociación de la industria Bitkom, ese tipo de ataques provocan daños a la industria alemana que ascienden a 22 400 millones de euros al año.

Oportunidades y requisitos asociados a una mayor interconexión

La digitalización no solo está cambiando el sector industrial; el Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) está haciendo crecer las interrelaciones de la sociedad en su conjunto.
Dentro de poco, habrá más dispositivos y objetos conectados a Internet que nunca.

  • Millones de sistemas de navegación y ocio en vehículos (palabra clave: coche conectado)

  • Miles de millones de frigoríficos, termostatos y otros electrodomésticos (palabra clave: casa inteligente)

  • Miles de millones de tensiómetros, implantes y cajas de pastillas (palabra clave: salud electrónica)

  • Miles de millones de brazaletes, zapatos, gafas y relojes inteligentes (palabra clave: artículos de vestir)

El sistema de calefacción doméstico se conecta cuando uno va de camino a casa. Los sistemas de semáforos responden de manera flexible al volumen de tráfico, su coche le indica dónde hay plazas de aparcamiento libres en los alrededores, los refrigeradores hacen pedidos de alimentos cuando las cantidades disminuyen, etc. Resulta difícil imaginar el volumen de datos que se generará, transmitirá y procesará como resultado. También en nuestro caso, los datos, las identidades y los canales de comunicación deben quedar protegidos para poder generar confianza en la tecnología del futuro.
Si se garantizan la seguridad y la confianza, el IoT puede ofrecer un valor económico añadido global de hasta 11 000 millones de USD en 2025, según un estudio de McKinsey de 2015, lo que equivale a un aumento del desempeño económico del 11 % aproximadamente. Los mayores beneficios potenciales del IoT se verán en las fábricas (hasta 3,7 billones de dólares de valor económico añadido), en las ciudades (1,7 billones de dólares) y en el sector del cuidado de la salud (1,6 billones de dólares).

«Los clientes distinguen cada vez menos entre las ofertas en línea y fuera de línea. Por lo tanto, hay demanda de soluciones integradas».

 «

Markus Rachals, Director General de advance52

Al mismo tiempo, el Internet de las cosas difuminará los límites entre las empresas de tecnología y las empresas tradicionales y permitirá la aparición de nuevos modelos de negocio basados en datos, como sucede en el caso de advance52, filial de G+D que se desarrolla como una fuerza impulsora dentro del Grupo para asuntos relacionados con los temas centrales de pago, identidades y conectividad. Markus Rachals comenta este tema: «Los clientes distinguen cada vez menos entre las ofertas en línea y fuera de línea. La trayectoria del cliente recorre todos los canales. Por lo tanto, hay demanda de soluciones integradas. Básicamente, aplicamos este lema: Lo más personalizado posible en el front-end y lo más automatizado posible en el back-end».
Los clientes esperan una experiencia de usuario excelente y la máxima protección de sus transacciones en cada canal. Las personas son particularmente susceptibles en lo que respecta a su dinero; por lo tanto, la banca en línea y la banca móvil requieren sistemas de vanguardia que reflejen los últimos estándares de seguridad y, al mismo tiempo, permitan gestionar las complicadas estrategias de las entidades financieras en todos los canales.


El billete de banco integrado

Eficiencia con análisis predictivo

Además de influir en otras áreas, la digitalización también afecta al ciclo de efectivo. Los sistemas de procesamiento de billetes de banco modernos permiten recopilar una enorme cantidad de datos, desde los números de serie de los billetes procesados hasta información sobre su estado y su recorrido. Con este fin, G+D ofrece soluciones de análisis del big data, que ya permiten la optimización de muchos procesos del ciclo de efectivo. La palabra clave es análisis predictivo. Mediante la evaluación de estos datos y su vinculación inteligente con otra información, los bancos centrales y los impresores de billetes de banco, por ejemplo, pueden reaccionar a tiempo a los picos de demanda y planificar con una mayor eficiencia el uso que hacen de su personal y maquinaria.
Por ejemplo, es bien sabido que, durante los mundiales de fútbol, aumenta el número de billetes sucios en los países organizadores. Hasta el momento, nadie ha conseguido predecir la cantidad necesaria de nuevos billetes que se necesitarían en un breve plazo de tiempo debido a ese hecho. Con la ayuda de las soluciones de análisis del big data de G+D, que también incluyen datos meteorológicos y datos procedentes de las redes sociales, por ejemplo, actualmente se puede predecir con exactitud dónde, cuándo y cuántos billetes nuevos serán necesarios, y qué volumen de procesamiento se puede esperar en los centros de efectivo.

SIM electrónica: La solución ideal para la comunicación integrada

El volumen de datos y de transmisiones de datos aumenta constantemente, con independencia de si se genera mediante análisis predictivos o servicios como la banca en línea. El uso cada vez mayor de los dispositivos móviles también está contribuyendo a ello. En 2016, había dos mil millones de teléfonos inteligentes con acceso a Internet en todo el mundo; en 2020, esa cifra será de tres mil millones. Pero hay un factor que permanecerá constante: los usuarios finales quieren una conectividad rápida, práctica y sobre todo, segura. Para lograrlo, G+D apoya a los operadores de redes móviles y otras empresas del mercado de las telecomunicaciones mediante el suministro de soluciones, procesos y productos innovadores.

Un ejemplo es la gestión eficiente de las SIM integradas (eSIM o SIM electrónicas). A diferencia de las tarjetas SIM convencionales, las SIM electrónicas se soldan a los dispositivos de manera segura. Principales ventajas: La SIM electrónica es mucho menos sensible a los movimientos, las fluctuaciones de temperatura y la contaminación, pero la mayor ventaja es que no hace falta cambiar la tarjeta al cambiar de operador de red móvil. La gestión de las SIM electrónicas permite cambiar de operador de red y realizar actualizaciones del sistema de manera fácil y segura mediante acceso remoto. Esta flexibilidad convierte a las SIM electrónicas en la solución ideal para proteger la comunicación entre máquinas y objetos en Industria 4.0 y el IoT.

Los fabricantes de automóviles ya han decidido seguir este camino. Por ejemplo, G+D lleva a cabo la gestión de SIM electrónicas del Grupo BMW para sus Servicios de conducción conectada desde 2016. Y pronto apenas habrá coches sin una SIM electrónica. A partir de 2018, todos los vehículos nuevos de la Unión Europea deberán ir equipados con una función eCall para pedir ayuda automáticamente si se produce un accidente. Estas llamadas se realizan mediante una conexión segura con identidades digitales de confianza, que constituyen la base de la comunicación en el futuro digital.


Su contacto para España
  Cambiar la ubicación

Giesecke+Devrient Press Team

press@gi-de.com

Nombre Apellidos Correo electrónico Empresa Su mensaje
El envío del presente formulario de contacto conlleva la aceptación por mi parte de que mis datos se procesen en respuesta a la consulta, tal como se establece en la <a href="es/es/proteccion-de-datos/" class="ce--link" title="G+D privacy policy" target="_blank">política de privacidad de G+D.</a>. Tratamiento Sr. Sra.
press@gi-de.com es group es https://www.gi-de.com/es/es/tendencias/digitalizacion/ https://www.gi-de.com/es/es/tendencias/digitalizacion/