Inteligencia por dentro

Cuando piensan en la automatización, muchas personas aún se imaginan a Charlie Chaplin y su película clásica, Tiempos modernos, aunque ofrece una imagen nostálgica y poco realista. Pero una cosa es cierta sin lugar a dudas: la automatización marca un punto de inflexión en todos los sectores, contextos y sistemas.

«La autorreplicación es un aspecto clave de la vida biológica que se ha pasado por alto en gran medida en los sistemas de inteligencia artificial. Aquí describimos cómo crear y entrenar redes neuronales capaces de autorreplicarse», palabras escritas por Oscar Chang y Hod Lipton, del Departamento de Ciencias de la Información de la Universidad de Columbia de Nueva York, publicadas en un estudio con el sucinto título de «Neural Network Quine». En este estudio, los dos científicos explican la forma en la que el software no solo se optimiza a sí mismo, sino que también se multiplica. Esto significa nada menos que la «supervivencia del más fuerte» ha llegado al código. ¿Hay algo más que pueda conseguir la inteligencia artificial? Y si se desarrollara más la idea de un programa que se replica, ¿qué tipo de automatización sería posible entonces?

Una fuerza global que afecta a todas las actividades

Desde el software hasta la inteligencia artificial, desde el aprendizaje automático hasta el aprendizaje profundo, desde la comunicación máquina a máquina hasta los robots colaboradores, todas estas innovaciones se están abriendo camino en la automatización para aumentar la productividad y la eficiencia, pero no sin consecuencias: «La automatización será una fuerza global que afectará a todos los países, a todos los sectores, a todos los trabajos y a todas las actividades laborales», señala el informe de McKinsey «A Future That Works: Automation, Employment, and Productivity», que continúa: «Ya en la actualidad, las máquinas y los algoritmos juegan un papel mucho más importante en el lugar de trabajo, pero ¿cuánto tardaremos en notar el impacto de las tecnologías de automatización?» ¿Podrían realmente las máquinas llevar a cabo mucho o la mayor parte del trabajo que realizan los humanos hoy y, de ser así, cuándo?

En efecto, la automatización puede parecer una simple transferencia de tareas hombre a máquina. Pero su verdadero poder radica en su capacidad para cambiar de manera fundamental las formas de operar de las empresas y las personas, con máquinas que ofrecen ventajas y capacidades, en términos de escala, velocidad y capacidad para reducir la complejidad, y que son diferentes de las habilidades humanas pero fundamentalmente complementarias.

La agilidad, la escalabilidad, la capacidad de respuesta y la transparencia son clave

«Si bien la economía predigital se diseñó principalmente para aumentar la eficiencia, en la economía digital son claves la agilidad, la escalabilidad, la capacidad de respuesta y la transparencia», observa Aman Katyal, Director de la cadena de suministro de Business Services de Capgemini en su estudio «Reimagining the Supply Chain in the Era of Intelligent Automation».

Una transformación desarrollada sobre cuatro pilares: un ecosistema conectado, procesos inteligentes, análisis cognitivos y cumplimiento autónomo. Y además una nueva mentalidad. «La transformación digital satisfactoria no se debe únicamente a la implementación de nuevas tecnologías, sino a la transformación de la organización para aprovechar las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías», continúa Katyal.

Imagine nuevas sendas de crecimiento que permitan a las empresas actuales ser competitivas en el futuro, que hagan posibles cambios para conseguir más con menos y ofrecer mejores resultados empresariales, y que orquesten nuevas e innovadoras formas de trabajar. Durante el proceso de automatización, las organizaciones implementan y aplican automatización de procesos robóticos (RPA, por sus siglas en inglés) para automatizar procesos basados en reglas con programas de software que no requieren la interacción con humanos y aplicarlos a sistemas como ERP o bases de datos.


Máquinas que entienden niveles crecientes de complejidad

Sistemas que continuarán alcanzando y superando el rendimiento humano

Y después de la RPA viene la automatización inteligente, «que incluye tecnologías como el aprendizaje automático y el flujo de trabajo dinámico», apunta la firma de servicios profesionales Genpact. «La automatización inteligente ofrece un valor exponencial basado en el aprendizaje y su adaptación mientras se automatiza». Conforme las máquinas aumenten su capacidad para entender el lenguaje humano, leer noticias y blogs, hablar con personas y comprender lo que escuchan, serán capaces de entender crecientes niveles de complejidad y de estructurar los datos y los contextos de una forma que facilite su uso a sus compañeros de trabajo humanos.

«Esta evolución aumentará cada vez más su utilidad y permitirá a los humanos mejorar la calidad de los servicios que prestan a sus compañeros y clientes. A medida que los sistemas con funciones de inteligencia artificial asuman más trabajo rutinario, los humanos probablemente dispondrán de más tiempo para tareas creativas», afirma el UBS Group Innovation en su documento técnico «Intelligent Automation».

Una idea que ha encontrado eco incluso en la esfera política: «Aunque es poco probable que las máquinas demuestren una inteligencia ampliamente aplicable comparable o superior a la de los humanos en los próximos veinte años, se espera que continúen igualando y superando el rendimiento humano cada vez en más tareas», según el estudio «Artificial Intelligence, Automation, and the Economy» publicado por la administración estadounidense en diciembre de 2016.

El merecido resultado serán entornos auténticamente inteligentes capaces de responder a las necesidades de las personas allí donde se encuentren.

 «

Paul Daugherty, Director técnico de Accenture

Un «Internet del pensamiento» alimentado por la robótica, la realidad envolvente y la inteligencia artificial

¿Qué significa esto en la práctica? Ejemplos procedentes de la logística muestran los avances logrados por la automatización inteligente, incluida la génesis de nuevas empresas y modelos operativos. Cuando el estado de los envíos y los sistemas resulta visible a través del reconocimiento de imágenes o cuando el software y la automatización inteligente permiten formas de transporte completamente autónomas y reducen las tareas repetitivas, la atención de los operadores puede trasladarse a tareas más exigentes.

«La automatización inteligente permitirá a las empresas innovar y evolucionar gracias a la creciente agilidad, la menor complejidad de los sistemas y las operaciones, la aceleración de los tiempos de comercialización y la creación de capacidad para experimentar continuamente con nuevos productos y servicios», explica Paul Daugherty, Director técnico de Accenture.

Paul Daugherty va aún más allá y observa un «Internet del pensamiento» impulsado por la robótica, la realidad envolvente, la inteligencia artificial y los dispositivos conectados, que aporta un nuevo nivel de sofisticación tecnológica al mundo físico. Para triunfar en este nivel, las empresas deben realizar un esfuerzo significativo en áreas clave de procesos empresariales y estrategia, desde el diseño de servicios hasta la transformación de las infraestructuras y las consideraciones de hardware. «El merecido resultado serán entornos auténticamente inteligentes capaces de responder a las necesidades de las personas allí donde se encuentren», argumenta Daugherty en «Technology Vision 2018» de Accenture.


Más acerca de la automatización inteligente

Descargar el informe de tendencias 04

El auténtico poder de la automatización inteligente reside en la capacidad para cambiar radicalmente el trabajo y las operaciones tradicionales. G+D muestra cómo aplicarla también a la logística del efectivo.

Descargar